Bienestar social Noticias Noticias Asociaciones

QUIÉRETE, CUÍDATE

Desde ASAPME Bajo Aragón nos mandan el siguiente artículo.

Hoy en día a nadie le extraña, que las personas de nuestro alrededor puedan consultar al traumatólogo, pues este es el especialista que mejor pueda atender a la población en caso de fracturas o contusiones; podemos encontrar a personas que tienes visitas constantes con el cardiólogo, pues padecen una patología coronaria que es necesario supervisar para garantizar el buen funcionamiento del corazón; podemos encontrar personas que consulten con el oncólogo, neurólogo, odontólogo, otorrino, etc. Y nadie las juzga, ni las cuestiona, es fácil de entender, puesto que estos profesionales serán los que utilicen todas las herramientas a su alcance para paliar las dolencias de sus pacientes, supervisar que no existen complicaciones en sus patologías o incluso asegurar que todo sigue bien, tras un tratamiento, mediante las revisiones correspondientes.

Pero todo cambia cuando el profesional de referencia es un psicólogo o un psiquiatra, ¿qué es lo que nos ha llevado a crear semejante estigma? ¿Qué hace que cualquier persona pueda consultar con uno de los especialistas que se mencionan anteriormente y no pase nada, y en cambio cuando se menciona a los especialistas en salud mental, corra el riesgo de poner en tela de juicio su imagen? ¿Por qué no se oculta que se está cuidando la salud física, mientras que avergüenza reconocer que se está cuidando la mental?

Históricamente, la salud mental ha sido una de las áreas menos valoradas por la población en general, es aquella parte de la salud del ser humano, que pese a la gran necesidad de cuidarla pocas son las personas que se dedican a hacerlo, y es que al contrario de dotarla con el cariño y la importancia que merece ha sido desvalorizada.

Salud mental, esa área tan importante para el rendimiento de la persona, tan conectada con las emociones y pensamientos, tan vinculada a la felicidad, pero… ¿Qué es lo que sabemos de ella realmente?

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. Y el psicólogo, no es más que el profesional que se encarga de velar porque esto pueda cumplirse en todas las personas que tengan la motivación por que esto sea así. Porque al contrario de lo que el pensamiento popular dicta, mantener sesiones con un psicólogo no es cuestión de cobardía, tampoco de pérdida de cordura, ni siquiera de enfermedad, sino todo lo contrario de sentido común y motivación por mantener una calidad de vida emocional óptima.

Por eso hoy, con este artículo, queremos darle a la salud mental el lugar que merece, como ya solicitaba el autor romano Décimo Junio Juvenal, a caballo entre los siglos I y II d.C. “Orandum est ut sit mens sana in corpore sano” (Debemos orar por una mente sana en un cuerpo sano). Y es que igual que con el paso de los años, hemos aprendido a identificar los síntomas físicos que advierten que debemos cuidar una u otra parte de nuestro cuerpo (que debemos consultar con un médico para paliar estos dolores o desechar preocupaciones acerca de que pueda ser algo grave), es de vital importancia que apliquemos estas pautas a los síntomas psicológicos, y es que nadie tiene la necesidad de pasar por periodos de angustia que no le permitan disfrutar de las cosas positivas que existen en el día a día, pues para eso están los psicólogos; nadie debe sentirse atrapado en su vida por no saber qué camino debe tomar, para eso están los psicólgos; nadie debe sentirse desbordado emocionalmente, para eso están los psicólogos. Que no existen los “matasanos”, ni tampoco los “loqueros”, sólo especialistas que tienen el deseo y la labor de velar por el bienestar integral de cada una de las personas que componen la sociedad, porque solo de este modo podemos conseguir no sólo el bienestar individual sino generar una sociedad feliz.

 

Asociación Pro Salud Mental Bajo Aragón



Farmacia Revilla Hernández
Plaza Heredia, 1, 50700 Caspe, Zaragoza
976639571



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies